Temporada de Boletus Edulis en la Sierra Norte

Inauguramos este pequeño espacio con un tema que, sin duda, atrae a muchos visitantes a la zona de la Sierra Norte de Guadalajara: la micología.

Típico aspecto del Boletus Edulis (extraído de "Wildaboutbritain"

Típico aspecto del Boletus Edulis (extraído de “Wildaboutbritain”

Los meses de octubre y noviembre son temporada de recogida de setas, entre las cuales no podía faltar el apreciado Boletus Edulis, bien conocido por sus bondades culinarias y su alto precio en el mercado.

El Boletus Edulis puede adquirir un tamaño nada desdeñable y se distingue bastante por su forma, similar a la de un tapón de cava o champagne y donde su pie, también comestible y de la misma exquisitez, destaca por su color blanquecino y su grosor y robustez. Al contrario que en otras setas, su textura es sólida, no es nada flexible ni se deshace y jamás presenta lo que se conoce como anillo o velo.

El reverso de esta seta es siempre poroso, también de color blanquecino/amarillento, aunque irá tornando a más oscuro según pasa el tiempo. Su sombrero es, generalmente de color marrón o pardo oscuro, casi chocolate, (aunque hay ejemplares más claritos, hacia color miel) y su tacto es liso e incluso puede llegar a ser meloso en días húmedos.

Su presencia es muy común en la zona de Galve de Sorbe, Cantalojas y la zona del Río Pelagallinas, muy próximo a nosotros. También pueden crecer en robledales, muy numerosos en Gascueña de Bornova.

Boletus Edulis en un robledal (extraído de "Fotonatura.org")

Boletus Edulis en un robledal (extraído de “Fotonatura.org”)

Debido a su exquisitez, se consume siempre loncheado finamente. Si se quiere apreciar plenamente su sabor, puede consumirse crudo en ensaladas o a la plancha vuelta y vuelta, simplemente aderezado con un poco de aceite, sal y ajo en polvo pero, por supuesto, también pueden prepararse con él sabrosas salsas para acompañar nuestros platos.

Además del Boletus Edulis, en las zonas de jara y estepa que rodean el pueblo se haya con bastante frecuencia el Faisán de Jara -llamémosle primo cercano del Boletus- que, si bien también es comestible, no es un ejemplar tan apreciado como el anterior, aunque sabe delicioso salteado con ajo y guindilla. Es común encontrarlo cerca de las tóxicas Amanitas Muscarias, que tan bien conocemos por su aspecto de cuento.

Además de estos ejemplares, en el término del pueblo crecen en abundancia las ricas Senderuelas, los Champiñones Silvestres o las suaves Setas de Cardo.

En cualquier caso, desde La Melera os recordamos que es sumamente importante recolectar sólo aquellas setas de las que no tengáis dudas y siempre de forma responsable, transportándolas con cesta y nunca con bolsas de plástico, puesto que éstas últimas imposibilitan su reproducción mediante la dispersión de esporas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s